Meditando sobre Paciencia

Compártalo

Esta conocida palabra parece ser practicada no por muchas personas. El Hno. Branham la presenta, en el mensaje “La Estatura de un Hombre Perfecto”, como una de las 7 virtudes que caracterizan a un cristiano, ubicándolo en el quinto peldaño de la pirámide; siendo la fe la base de la misma.

En Santiago 1:3 la Palabra dice que “…la prueba de vuestra fe produce paciencia.”

Pero fijémonos como comienza a hablar de paciencia el Profeta. Comienza preguntando: “¿Paciencia con quién? ¿Qué clase de paciencia? En primer lugar debemos tener paciencia con Dios. Si Ud. tiene fe genuina, entonces tendrá paciencia genuina…”  (Pág. 33 del referido mensaje.)

Así que, lo fundamental y prioritario es tener paciencia con Dios. Y ese tener paciencia con Dios no es otra cosa que la exteriorización de nuestra fe. Así, si le creemos a Él, si tenemos fe, entonces tendremos paciencia porque sabremos que Él complirá lo prometido.

“Cuando Dios dice algo, Ud. lo cree, y allí termina el asunto. Tiene que tener paciencia.”

 

Ejemplos de paciencia en la Biblia:

1. Noé. Nunca una gota de lluvia había caído. Pero Noé tenía fe en Dios. Y no podía ser de otra manera, pues si él no le estuviera creyendo a Dios, jamás hubiese trabajado por tan largos años construyendo una arca, mientas todos los demás se burlaban y lo llamaban de loco.

Noé tenía paciencia, y por eso podía enfrentar las críticas de sus amigos y vecinos. A él no le importaba lo que el mundo decía, pues él estaba seguro de cual era la voluntad de Dios. En efecto, cuando usted está seguro de estar actuando bajo la voluntad de Dios, entonces todo ese actuar se moverá basado en la paciencia, sin estar preocupándose por el futuro.

Pero veamos incluso hasta donde llegaba la paciencia de Noé. Él entró con su familia al arca y se quedó 7 días esperando. Nada de lluvia por ninguna parte. Dios cerró la única puerta que los comunicaba con el mundo exterior (sólo les quedaba una pequeña ventana). Pero Noé continuaba confiando en la promesa de Dios. Los días pasaron hasta que una nube comenzó a cubrir el cielo. La paciencia de Noé le permitió ver el cumplimiento de la promeza de Dios.

 

2. Moisés. Él no soportaba ver a su pueblo siendo esclavizado por Faraón. Entonces fue a hacer justicia por su propia mano y arruinó todo el plan. Él actuó con demasiada priza; no era el momento adecuado para eso.

Recordemos que no basta con actuar de acuerdo a la voluntar de Dios y ser el hombre escogido por Dios; es necesario también actuar en el tiempo de Dios. Y para hacerlo… ¡se necesita paciencia!

Vemos pues que Moisés necesitaba más paciencia. Necesitaba esperar para actuar cuando Dios lo determinara. Entonces fue llevado al desierto, y allí estuvo por 40 largos años. Fue en el desierto cuando aprendió a esperar en Dios.

No pocos cristianos actúan precipitadamente y luego tienen que pasar por esos desiertos en sus vidas. Pasan años de necesidades y privaciones por actuar fuera del tiempo de Dios.

Allí -en el desierto- Moisés aprendió paciencia para poder trabajar con un pueblo tan duro como lo era el pueblo hebreo, que ante la más mínima dificultad se ponía a dudar de Dios. Él sería el líder, y él tenía que tener la paciencia que el pueblo no tenía.

Dios prepara a sus elegidos de acuerdo al plan que Él predestinó para que cumpliera. Él sabe que cuanto más dura sea la misión asignada a esa persona, más paciencia necesitará. Así que Dios necesita tenerlo un tiempo en ese desierto para capacitarlo para ese cometido. Dios está entrenando sus músculos espirituales para enfrentar las adversidades que sobrevendrán.

 

3. Job. Era un hombre justo; sin embargo, Dios permitió que vinieran sobre él las más duras y diversas pruebas. El perdió todo lo que tenía. Desde su salud, sus bienes meteriales hasta lo que él seguramente más quería: sus hijos. Pero por más que él hasta llegó a interrogar a Dios, finalmente se dio cuenta que solo en Él podría confiar.

¡Cuantas veces pasamos por pruebas muchísimas veces inferiores a las que pasó Job, y nos ponemos a interrogar a Dios por ellas! No percibimos que las pruebas vienen para forjar nuestro carácter.

Hay cosas y acontecimientos en esta vida que muchas veces no logramos entender. En realidad, nos gustaría siempre entender todas las cosas, pero si así fuera, ¿entonces donde dejaríamos lugar para la fe? Si Ud. supiera el porqué de todas las cosas, entonces no necesitaría fe. Usted no necesitaría confiar en Él, porque sabría todo al respecto. Por ejemplo, usted no necesita fe para saber que mañana el sol va a brillar por la mañana, pues usted ya sabe que esa es una ley natural, que determina el orden de los movimientos de los astros.

Nos quejamos por la situación que nos rodea… ¿pero qué hacemos por cambiarla? Dios nos ha dado a todos una misma capacidad: la de creer. “Todo es posible al que cree” No hay nada imposible para nadie; basta con creer con verdadera fe.

Las personas miran mucho para las circunstancias; pero en realidad la fuente de toda provisión (física, material, espiritual) es Dios. Y si la fuente es Dios, ¡todo lo demás son medios! Pero es NECESARIO CREER en eso. Así que, si logramos hacer contato con esa fuente (por medio de la fe), entonces los medios vendrán a nuestro encuentro para que podamos asirnos con las cosas que deseamos.

Muchos cristianos suelen pensar que Dios prometió solo suplir nuestras necesidades. Eso no es lo que dice la Biblia. En realidad Dios no prometió solo eso, a menos que nos olvidemos de Malaquías 3. El habla allí de  “sobreabudancia”. Entonces, eso es lo mínimo que Él prometió para sus hijos.

 

Finalizando, el tener paciencia nos da a nosotros la seguridad de que todas las cosas necesitan su tiempo. ¿Está usted dispuesto a esperar mientras transcurre ese tiempo? ¿Está dispuesto a continuar firme (teniendo paciencia con Dios) hasta alcanzar esa bendición por la cual tanto ha clamado?

 

¡Que Dios continúe bendiciéndole!

Compártalo
Categorías

Sobre el Autor:

Miembro de la Congregación “La Palabra Hablada” en Montevideo. Encargado de la Administración y generación de contenido para este sitio web, así como la divulgación del mismo.

Un Comentario
    0 Pings & Trackbacks

    Deja un comentario